martes, 12 de febrero de 2019

Noche y el Profesor: Congelar el tiempo I

El Profesor, sentado en el sofá, toma café. Noche, encaramada en la escalera de la librería, sostiene un libro abierto y dice

    Mira, aquí está: dice Proust: “La obra de arte era el único medio de recobrar el Tiempo perdido”.

    ¿Para él o para los demás?

    No te endiento.

    Que si quien recobra el tiempo perdido es el autor o los posibles lectores.

 Leer más.

domingo, 10 de febrero de 2019

Noche y el Profesor: Encantador

El Profesor, sentado en la mesa de dibujo, está enfrascado en la lectura de Los objetos fractales de Mandelbrot. Noche está tumbada en el sofá, mirando hacia arriba. Entonces mira al Profesor y dice

    ¿Profesor?

    ¿Mmm?

    Estaba recordando aquella mañana, cuando me trajiste champán y bombones para desayunar.

    ¿Sí?

    Fuiste encantador.

    Tú te lo mereces.

    No seas zalamero, no te pega. Lo que me pregunto es… ¿por qué no eres tan encantador más veces?

 Leer más.

jueves, 7 de febrero de 2019

Noche y el Profesor: Juventud

Noche está en el sillón de orejas. Lleva puestas las gafas y lee Una muerte muy dulce de Simone de Beauvoir. El Profesor entra de la calle. Viste deportivas, vaqueros blancos y una sudadera negra con capucha y la palabra Harvard estampada en el pecho en letras grises. Saluda.

    Hola.

Noche le inspecciona de arriba abajo. Dice

    ¿Sabes, Profesor? Te rejuvenezco.

    Lo sé. Pero yo te hago mayor.

    ¿Y qué tiene eso de malo?

 Leer más.


sábado, 2 de febrero de 2019

Noche y el Profesor: La utopía de Noche

Noche está en el ordenador mirando fotos en las que aparecen dos chicas apenas adolescentes. Posan, ríen, se tapan, se abrazan, cuchichean.

    ¿Sabes, Profesor? A estas alturas ya he tenido un par de experiencias emocionantes. He aprendido, he amado, he visto cosas que no creerías… Sin embargo, los años más dulces de mi vida, los más luminosos, esos que siempre me hacen sonreír cuando los recuerdo, son los que pasé con Gisela.

    ¿Tu compañera del colegio?

 Leer más.


jueves, 31 de enero de 2019

Noche y el Profesor: la utopía del Profesor


Noche ha introducido Utopía en el navegador y contempla en la pantalla y con gesto escéptico indicadores de carretera que la anuncian, imágenes de ciudades futuristas, mapas antiguos de mundo soñados y alegorías brillantes de un cursi subido. El Profesor, en el sillón, lee. 

    Profesor, tengo que dibujar una alegoría de la utopía. Dale.

El Profesor se levanta, va hasta la librería de la derecha, mueve la escalera corrediza, sube unos peldaños, busca y dice

    Tenemos las utopías de Abott, Bellamy, Butler, Hudson, Moro, Morris, Platón… También el Walden 2 de Skinner. Además están las distopías de Huxley, de Orwell, de Zamiátin…

    Profesor, quería que me hablases de ti mismo, de tu utopía.

 Leer más.

sábado, 26 de enero de 2019

Noche y el Profesor: Avatar

El Profesor se ha quedado dormido en el sillón. Su mano izquierda aún sujeta un libro. En la pantalla extradiegética de encima del sofá se ve a Noche vestida de negro de pies a cabeza con un mono ajustado y cerrado hasta el cuello. Está tocando la flauta travesera, que brilla como un horizonte de plata. Se apoya únicamente en la pierna izquierda mientras mantiene la derecha levantada y doblada para apoyar el pie de esta en la corva de aquella.

 Leer más.

domingo, 20 de enero de 2019

Noche y el Profesor: Periferia, ese número

Noche y el Profesor están sentados en el sofá. Sobre la mesa se ve un gran papel blanco surcado por líneas paralelas. Noche deja caer, lentamente y a intervalos regulares, agujas sobre el papel. El Profesor las observa al caer y toma notas.

Dice Noche

    Profesor, ¿qué es el número pi?

    Resulta de dividir la longitud de la circunferencia por el diámetro.

    ¿De qué circunferencia?

    De cualquiera, esa es la gracia.

    ¿De una tapa de alcantarilla?

 Leer más.

jueves, 17 de enero de 2019

Noche y el Profesor: Primeros amores III

El profesor, sentado en el sillón de orejas, toma notas en unos folios que lee con atención y gafas de présbita. Noche, en el centro del salón, juega al diábolo.

    Eh, Profesor, ¿y un amor con final feliz?

    No sé quién dijo que si un amor tiene final, este no puede ser feliz.

 Leer más.

miércoles, 16 de enero de 2019

Noche y el Profesor: Primeros amores II

Noche, que viste una camiseta con un corazón roto, nos mira por la ventana, pensativa. Pasa un rato hasta que dice

    ¿Un amor que se te escapó?

    Laura.

    ¿Qué pasó?

    Por entonces estaba yo pendiente de la chica pecosa.                                                                       
 Leer más.

martes, 15 de enero de 2019

Noche y el Profesor: Primeros amores I

Noche viste una camiseta con un gran corazón rosa atravesado por una flecha. Se apoya en el respaldo del sillón de orejas, donde está el Profesor, leyendo. Le dice desde arriba

    Háblame de tu primer amor.

    Una chica pecosa.

 Leer más.

viernes, 11 de enero de 2019

Noche y el Profesor: El centro

El Profesor lee en el sillón de orejas Así habló Zaratustra. Noche, vestida de negro con leggins y camiseta, hace ejercicios en los que siempre mantiene una perfecta simetría respecto del plano vertical. Recuerda de alguna manera las danzas de Kali.
Dice   

    ¿Dónde está el centro?

    Si hablamos del centro de algo infinito, en todas partes. Ya lo dijo Pascal: el universo es una esfera con el centro en todas partes y la circunferencia en ninguna.

 Leer más.

jueves, 10 de enero de 2019

Ragtime

1902


1908

domingo, 6 de enero de 2019

Noche y el Profesor: Tarde de Reyes

Noche y el Profesor están sentados en el sofá. Estudian con detenimiento cómics, libros, discos y cosas así que se entremezclan en la mesa con trozos de papel de regalo tirados de cualquier manera y paquetes aún sin abrir. También se ven dos copas de vino y una botella abierta. El Profesor dice

    No entiendo esta obsesión por engañar a los niños.

 Leer más.

martes, 1 de enero de 2019

Noche y el profesor: Bombones y champán

Noche está tirada en el sofá, arrebujada en la manta del sofá y oliendo a jabón. El profesor está sentado en su mesa de dibujante y la contempla enmarcada en la viñeta rectangular que la débil luz del día proyecta a través de la ventana y que solo deja en la penumbra sus pies, que sobresalen seductores por debajo de la manta, y el brazo izquierdo, que cuelga hasta el suelo, donde el dorso de la mano se apoya con suave tangencia.

Noche abre de golpe los ojos, se despereza, mira al profesor, le sonríe como si todas las mañanas del mundo hubiesen tomado conciencia en ese mismo instante y dice

    ¿Ese desayuno?

 Leer más.

lunes, 31 de diciembre de 2018

Noche y el Profesor: Despedida

El Profesor ha colocado una mesa en el centro del salón y la está montando para dos personas. Noche se ha puesto su traje de diablesa. Dice

    Profesor, me voy.

    Disfruta de la noche.

    ¿De verdad no quieres venir?

    Por nada del mundo te haría esa faena.

 Leer más.

sábado, 29 de diciembre de 2018

Noche y el Profesor: Espejos


Noche se está mirando en un espejo de pie que está colocado justo en medio del salón. Mueve un brazo, luego mueve otro, luego hace lo mismo con las piernas. En la pantalla extradiegética aparece una historia de Idyl en la que un pato explica el funcionamiento de los espejos.  

    ¿Por qué el espejo cambia la derecha por la izquierda?

    Porque externamente somos aproximadamente simétricos respecto de un plano vertical que nos parte por la mitad: por eso podemos imaginarnos ocupando el lugar de nuestra imagen. Pero, al hacerlo, damos media vuelta y cambiamos la izquierda por la derecha. Si la simetría fuese horizontal… 

    Ya. Otra cosa que no entiendo: ¿por qué mi copia parece estar al otro lado del espejo? 

► Leer más.

miércoles, 26 de diciembre de 2018

Noche y el Profesor: Vámonos

La luz que entra por la ventana nos dice que es de día. El Profesor está en el ordenador, escribiendo. Noche, vestida de invierno, con guantes, bufanda, gorro, plumas, nos mira y dice

    ¡Vámonos!

    ¿Adónde?

    A la calle, a un parque, a un jardín, a buscar un acantilado, una cima, a colonizar una terraza y sentarnos o tumbarnos o lo que podamos y mirar al sol con los ojos cerrados y dejar que su calorcillo invernal nos caliente las mejillas.

    Noche, tengo que trabajar… 

 Leer más.

martes, 25 de diciembre de 2018

Noche y el Profesor: Hijos II

El Profesor está en la mesa de dibujo, escribiendo. Noche trabaja en el caballete en una ilustración llena de juguetes: una pelota con gajos de colores, muñecos de madera, un tren eléctrico, una grúa, una cocinita, un parchís, una cometa, un cohete de Tintín…

Dice Noche

    ¿Cuándo tomaste la decisión de no tener hijos?

    Nunca he tomado esa decisión. Más bien es al revés: nunca he decidido tenerlos.

    Entonces, ¿te has visto alguna vez con críos?

    Sí...

 Leer más.

miércoles, 19 de diciembre de 2018

Noche y el Profesor: Hijos I


En medio del salón hay un espejo de pie. Noche se mete bajo la camiseta un almohadón y posa para el espejo como si estuviese embarazada. 

    ¿Nunca has querido tener hijos?

    Nunca se me ha ocurrido.

    Me sorprende, porque son una forma de inmortalidad, y a ti eso te va.

    Sí, pero, inmortalidad ¿de quién?

 Leer más.

lunes, 17 de diciembre de 2018

Noche y el Profesor: Patria

El Profesor está sentado en el sillón de orejas: sujeta con sus manos el libro A Little History of the World, de Gombrich, aunque en realidad no lo lee, sino que contempla a Noche, que viste un traje rojo de faralaes y ensaya en medio del salón algunos pasos flamencos. De pronto, se para y dice

    El otro día, en la academia de baile, me preguntaron si era española. Contesté sin pensar que sí, pero después se me quedó la pregunta ahí, dando vueltas en mi cabeza. Soy española, pero, ¿qué significa eso?

    Es un hecho administrativo. Lo pone en el Documento Nacional de Identidad.

    Pero significa algo más.

 Leer más.