lunes, 29 de octubre de 2018

Noche y el Profesor: Sin sentido

El profesor tiene mal aspecto: barba de unos días, pelo alborotado, ropa arrugada. Nos mira por la ventana con gesto cansado. Noche, hermosa como una flor, le mira desde el sofá.

► Leer más.

sábado, 27 de octubre de 2018

Noche y el Profesor: Arlequín y Pierrot


Tras el éxito arrollador de Al principio fue un chisporroteo, inicio un nuevo proyecto. Se trata de una colección de diálogos entre dos personajes, Noche y el Profesor, que se van a dedicar a hablar de las cosas que les interesan: filosofía, arte, ciencia, sexo…

Sus edades y sus sexos son lo suficientemente distintos como para situarse en extremos opuestos de la vida. Sin embargo, se entienden. Puede sonar a ciencia ficción, y algo de eso hay, pero este es un asunto que, como otros muchos, iremos descubriendo con el tiempo.

Para empezar he colgado nueve entregas. El título de la primera es 



A partir de ahora, y sin periodicidad previsible, irá apareciendo por aquí el oportuno aviso de un nuevo diálogo.

Ya me diréis.

Aquello que me irrita I

Hoy doy inicio a una serie de entradas en la que pretendo enunciar aquellas cosas y personas que me irritan particularmente. Al principio la idea era escribir un texto al respecto, pero visto el enorme tamaño de la enumeración me he decidido por desgranarlo en toda una serie.

1. Me irritan profundamente aquellos seres humanos, políticos o no, que dicen cosas del estilo de:
·        Todo el mundo piensa que...
·        La mayoría de la gente quiere que...
·        El sentido común dice que...
·        La gente de bien piensa que...

¿Que por qué?
·        Porque es una profunda idiotez pensar que un colectivo de millones de personas tiene pensamientos comunes.
·        Porque es insultante que alguien, por lo general un idiota, se erija como portavoz de todos. 
·        Porque es fascista manipular a la opinión pública para dejarnos fuera de la normalidad a los que pensamos distinto.
·        Porque es intolerable que dirigentes políticos desprecien de esta manera a buena parte de la gente que les paga el sueldo.
·        Porque no es verdad, y lo saben.