domingo, 15 de septiembre de 2019

Golpéate el corazón, de Amélie Nothomb


Resultado de imagen de Golpéate el corazón</i>, de Amélie NothombA veces uno lee un libro y siente al acabarlo la necesidad imperiosa de comprar un montón de ejemplares para regalarlos por ahí. Exactamente eso me acaba de pasar con la última novela de Nothomb: es un auténtico prodigio, un dechado de lucidez, sensibilidad y penetración psicológica. Y todo ello empaquetado en una prosa sobria y tremendamente eficaz.

El asunto de la fábula, porque es lo que escribe Nothomb, fábulas, es la compleja relación entre madres e hijas. El tema, los celos, unos celos en estado puro sin la contaminación argumental que siempre supone el sexo. Moraleja también tiene, aunque esta es sin duda más sutil.

Qué sabia Nothomb.

domingo, 8 de septiembre de 2019

O segredo de Coimbra, de Étienne Scheréder

Resultado de imagen de o segredo do coimbra schrederUn tipo hereda un grabado que es una anamorfosis. En su busca del origen de tal grabado contacta con la universidad de Coimbra. Viaja hasta allí para escuchar la historia de un joven príncipe ilustrado: enfermo, permanece recluido en sus habitaciones y en la biblioteca de palacio, atendido por un sabio que le enseña la ciencia de la época ayudado por multitud de aparatos y experimentos, entre ellos varias anamorfosis.

Desde una ventana, el Príncipe puede ver la construcción de un puente y se empeña en hablar con los trabajadores que lo están levantando, pero no se lo permiten. Por fin, un día, logra escapar. Lo que descubre es extraordinario.

La sencillez de la historia esconde un mensaje potente: hay que multiplicar las perspectivas para descubrir los engaños y que se haga la luz.

Muy interesante.

domingo, 1 de septiembre de 2019

Las aventuras del buen soldado Švejk, de Jaroslav Hašek


Resultado de imagen de el buen soldado Å¡vejkŠvejk se declara a sí mismo “idiota oficial”, y sin duda lo es. Pero también disfruta de una memoria prodigiosa que le convierte en una especie de enciclopedia de hechos, de fragmentos de vida. Esto le permite saber que todo ha ocurrido ya a alguna vez y que, por tanto, no merece la pena darle demasiadas vueltas a las cosas.

Švejk “… daba la impresión de una tranquilidad absoluta, propia de los que están convencidos de que no han hecho nada malo”, y lo cierto es que, si organizaba verdaderos desaguisados, era siempre bajo la coartada de una interpretación literal o, a veces, imaginativa, de las órdenes.

Švejk, inmutable, nos mostrará la cara menos heroica de la primera guerra mundial en sus idas y venidas por un ejército absurdo en el que la máxima preocupación de todos, desde jefes a soldados, es qué comerán a continuación y, sobre todo, qué beberán. Se trata de un ejército formado por ineptos, corruptos, borrachos y gente desmotivada y desinformada. Es decir, como cualquier otro grupo humano.

Es una lástima que el autor muriera sin acabar la novela: no porque no se concluya la trama, dado que no hay trama, sino porque me hubiese gustado ver a Švejk en el campo de batalla o, al menos, cerca.

Magnífica.

lunes, 26 de agosto de 2019

El vals del gulag, de Pellejero y Lapière


Resultado de imagen de El vals del GulagEn el salvaje mundo que Stalin creó, el vals del Gulag es un momento de amor en el sentido más carnal y por eso más auténticamente humano. Es un momento de olvido, de uno mismo para uno mismo en compañía de otro. Pero hasta un momento así tiene consecuencias, y esas consecuencias harán aún más triste y complicada  una historia que desearíamos acabase bien.

Magnífico el guion de Lapère y magníficas las atmósferas con las que Pellejero logra transmitirnos todo lo que no dicen las palabras.

sábado, 3 de agosto de 2019

Vista Final, de Charles Burns

Resultado de imagen de >Vista Final</i>, de Charles BurnsEl protagonista se muestra de tres maneras: una realista, a cara descubierta; otra de performance, cubierto con una careta que podría ser de Tintín con la que lee textos de Burroughs; y otra onírica, en la que él se ve como el tipo de la careta, convertida esta en su cara de verdad, que navega por mundos desasosegantes que recuerdan en su línea clara a los de Hergé. La yuxtaposición de estos tres avatares resulta inquietante.

Icónicamente magnifico, su relato me deja frío. Pero esto es una constante con el cómic intelectual americano: van de mucho y se quedan en nada.

En cualquier caso, pienso que su lectura merece la pena.

domingo, 28 de julio de 2019

Un universo de la nada, de Lawrence Krauss

Resultado de imagen de un universo de la nada de lawrence kraussEl vacío es inestable. Pares opuestos de partículas pueden surgir de la nada. De hecho, universos enteros pueden hacerlos si la suma de sus energías es cero. Eso dice la mecánica cuántica. 

Así que del vacío surge algo que, en principio va a durar un tiempo infinitesimal. Pero entonces un proceso inflacionario convierte esa fluctuación de la nada en todo un universo. Eso somos, un préstamo de la nada, condenados posiblemente a desaparecer de nuevo en la nada. 

domingo, 21 de julio de 2019

La construcción del personaje, de Constantin Stanislavski

Caracterización física, vestuario, tipos de personajes, expresividad corporal, movimiento, dicción, el tempo, el atractivo escénico, hasta la ética teatral son tratadas por el autor en este texto en que muestra su famoso sistema Stanislavski al tiempo que dice que no es tanto un sistema como un conjunto de técnicas producto de la experiencia en los escenarios durante toda una vida como actor y director.

Para los que no nos ha llevado el azar por el camino de la interpretación profesional, lo más interesante del libro quizá sea la defensa del trabajo técnico, del desarrollo de la psicotécnica del actor para alcanzar contención, control y acabado, y la exposición de la idea que pienso central del sistema Stanislavski, a saber, que no se trata de imitar a un determinado personaje, sino de interiorizar las limitaciones, las condiciones del personaje y así actuar como lo haría él.

En este último sentido, hay una técnica que puede ser aplicable en cualquier escenario, teatral o no: inventar una película de imágenes mentales que nos lleve al estado de ánimo y a los sentimientos buscados. Todos los hemos vivido: basta un recuerdo, una fotografía, una frase, para que nuestro estado mental cambie. Esto, utilizado conscientemente, nos puede permitir ponernos en situación, ponernos en el modo que queremos en ese momento.

A fin de cuentas, no somos uno, sino muchos.

domingo, 14 de julio de 2019

Justicia, de Michael J. Sandel


Imagen relacionada
En este libro podemos encontrar tres tipos de contenidos: un esquema de las doctrinas políticas acerca de lo que debemos hacer, una colección de dilemas morales que nos enfrenta a las carencias de nuestra propia ética y las opiniones del autor.

Un esquema siempre viene bien: informa, clarifica y sirve de esqueleto en el que colgar nuevas ideas.
Los dilemas son realmente interesantes y lo suficientemente complejos como para que nos encontremos con situaciones realmente difíciles, si no imposibles, de resolver. 

Las opiniones del autor sobran. Kantiano él, ¿cómo se puede ser kantiano a estas alturas?, desmantela buena parte del trabajo hecho previamente al intentar justificar barbaridades kantianas del estilo de que hay que decir la verdad siempre, cueste lo que cueste, o al afirmar, sin pruebas, que la ciencia no puede demostrar la imposibilidad del libre albedrío.

La verdad es que me ha costado entender el tono del libro, pero entonces he recordado la vieja máxima de “cuando alguien piensa, piensa contra alguien” y he entendido el asunto: Sandel es americano y piensa contra sus liberales radicales, esos que el libro llama libertarios y que resultan ser liberales de extrema derecha.

Resumiendo: el libro no es redondo, pero sí una buena introducción a la filosofía política y a la reflexión moral.

domingo, 7 de julio de 2019

Ocultos, de Laura Pérez


Ocultos
Este tebeo me ha sorprendido enormemente porque la autora, con un dibujo preciso y elegante, una especie de línea clara sin efecto máscara, colecciona en este libro historietas que no pretenden contarnos relatos, sino transmitirnos sensaciones, en concreto, la de una presencia que está justo ahí, en la frontera de nuestra mirada periférica…

Magnífico.

domingo, 30 de junio de 2019

Mies, de Agustín Ferrer Casas


Resultado de imagen de mies comicCon una línea clara elaborada (nada minimalista, por cierto) y de montaje complejo aunque algo impersonal, el autor nos lleva por la vida y obra de Mies van der Rohe a través de sus ambiciones artísticas, sus amoríos y las vicisitudes de una vida pública en el convulso mundo de la primera mitad del siglo XX. Sin interés por la política, fue acusado de comunista y de relacionarse con los nazis, cosa que hizo cuando de ellos dependían sus encargos o el mantenimiento de la Bauhaus, de la que fue director.

Que esta biografía sea en forma de cómic se justifica plenamente cuando vemos dibujadas las obras del arquitecto: el pabellón alemán de Barcelona, el edificio Seagram, la casa Farnsworth. el Crown Hall o la Nueva Galería Nacional de Berlín lucen francamente bien en los respetuosos dibujos de Ferrer.

Muy recomendable.

domingo, 23 de junio de 2019

Señas de identidad, de Juan Goytisolo.

Resultado de imagen de Señas de identidad, de Juan Goytisolo portadaÁlvaro es hijo de una familia bien catalana con muchos tíos y primos. Algunos de ellos viviendo en Cuba, de donde parece que proviene la riqueza de la familia.

Cuando parece que la cosa va de saga familiar, la obra da un giro y se convierte en una novela social en la que vemos la situación de la España del franquismo (con tortura policías incluida) y la de los intelectuales exiliados en París.

Crítico con estos últimos, Goytisolo nos muestra una mezcolanza de activistas, charlatanes, escritores que no escriben y gente que, poco a poco se va desencantando ante una situación que se prolonga año tras año sin nadie sea capaz de cambiar nada, incluida la comunidad internacional.

Goytisolo se siente más cómodo hablando de la gente del pueblo, a quienes, en su brutalidad, describe como poseedores de mayores dosis de nobleza y sinceridad.

En lo formal, la novela es un campo de experimentación. Goytisolo usa el francés en muchos diálogos y con gran extensión; utiliza párrafos con distintas sangrías; combina en la narración la tercera y la segunda personas del singular; se olvida de la puntuación; yuxtapone frases en largas series… 

El resultado de todo ello es una novela muy interesante pero algo confusa. Está claro que la idea es mostrar la pérdida de las “señas de identidad” a lo largo en ese “lento y difícil camino de ruptura y desposesión” que es la vida. ¿Ruptura con qué? Pues con “familia, clase social, comunidad, tierra”. Sin embargo, Goytisolo quizá cuente demasiadas cosas.

Magnífica en cualquier caso. 

domingo, 16 de junio de 2019

Nueve cuentos malvados de Margaret Atwood


Resultado de imagen de Nueve cuentos malvadosEstos nueve cuentos hablan del amor, de los desengaños que acarrea y de la memoria que deja; hablan de la vejez, en especial de la que no se resigna a ese cuerpo arrugado de los espejos; hablan de la literatura y de cómo su práctica puede convertirte en un cínico o una loca; habla de sexo, hetero y homo; entre jóvenes y entre viejos; sexo glorioso y patético; sexo contemplado; sexo apenas recordado; hablan de sexo; y hablan de pasiones, de envidias y traiciones, de celos, de ambiciones… 

Vamos, que estos Nueve cuentos malvados hablan de la vida, y lo hacen a veces con ternura pero en general con una retranca espectacular y un humor negro del bueno.   

Muy recomendable

domingo, 9 de junio de 2019

Declaración, de Michael Hardt y Antonio Negri

Resultado de imagen de <i>Declaración</i>, de Michael Hardt y Antonio NegriUna primera parte descriptiva es interesante: el sujeto actual se ve aplastado por cuatro figuras que limitan su capacidad de acción y que los autores describen como formas subjetivas: el endeudado (que se ve limitado por sus deudas); el mediatizado (que depende para informarse de las redes), el seguritizado (que vive temeroso del mundo por la propaganda alarmista) y el representado (que se ve alejado de la participación democrática por sus representantes).

Pero después los autores se ponen a hablar del común, de enjambres, de auténtica democracia, de saberes expertos que no deben ser tan difíciles, de autogestión, de concatenación de diferencias, de nuevas constelaciones, de autorreproducción colectiva y de que gracias a la educación todos podremos participar de la toma de decisiones y a uno le entra la melancolía.

El libro tiene momentos de lucidez, como cuando reconoce el problema de pasar del nivel asambleario de la plaza hasta la sociedad en su conjunto o el de cómo impedir que la mayoría gobernante oprima a las minorías. Sin embargo, las respuestas son meros deseos, bonitas palabras que hablan de hermosos pensamientos pero raramente de la experiencia.

domingo, 2 de junio de 2019

Crímenes y castigos, de Félix Vallotton


Es increíble la capacidad de síntesis de estos grabados: algunos muestras pequeños momentos, como gente tocando un instrumento musical o rascando perezosamente al gato; en otros asistimos a escenas de pareja en las que el enfrentamiento, el engaño o la transacción económica son evidentes; los hay que critican a la policía, a los políticos, a la iglesia; los que muestras las sorpresas de la exposición universal de 1900. En fin, los hay de muchos tipos, pero todas cuentan una pequeña historia que se percibe de una vez, en un “instante revelador”, como dice René Parra en la Introducción. Lo sorprende es que muchas de esas revelaciones pueden ser de gran complejidad y dureza. 

domingo, 26 de mayo de 2019

El milagro Spinoza, de Frédéric Lenoir

Resultado de imagen de milagro spinozaCuando vi este libro en la mesa de novedades de una librería me dije “eh, hace mucho que no revisito a Spinoza”, así que, con la ilusión de quien queda con un viejo amigo, me hice con un ejemplar y me puse a leer. Desgraciadamente, la ilusión rápidamente se volvió decepción.

Al leer este libro uno tiene la sensación de estar ante un palimpsesto sobre un texto de Spinoza. Bajo la hojarasca que Lenoir suelta mezclando impresiones personales, chascarrillos históricos e ideas a veces contrarias a las del propio biografiado, emerge la sabiduría del ateo genial, del reformador ético, del filósofo materialista e inmanentista que fue Spinoza. Pero esa emergencia debe competir con el cristianismo y el misticismo no disimulado de Lenoir. Solo al final, gracias a una carta de un viejo profesor, te reconcilias con la lectura porque te permite exclamar “lo que yo decía”.

Si el libro tiene un mérito es que te despierta las ganas de olvidarte de él y acceder por otras vías al pensamiento de ese pulidor de lentes genial que fue Baruch Spinoza.

domingo, 19 de mayo de 2019

La séptima de Shostakovich

Resultado de imagen de shostakovichEl domingo pasado la ONE interpretó, dirigida por David Afkham, el tercer concierto para piano de Beethoven y la séptima sinfonía de Shostakovich.  El primero, interpretado por Josep Colom, resultó prescindible. La segunda, espectacular: la heroicidad, el orgullo, la amargura, la victoria, la derrota, la sospecha, todo está en esta obra extraordinaria.

El primer movimiento podría ser una pieza independiente: con un crecimiento guiado por el ritmo marcado por la caja que recuerda al bolero de Ravel, Shostakovich nos va presentando por parejas los instrumentos que van a participar en la fiesta y que representan, así lo entiendo, a las distintas partes del pueblo que se incorporan a la defensa de Leningrado.

Luego vienen dos movimientos lentos, ambiguos, en los que quizá el pueblo se lame las heridas y se pregunta por lo ocurrido. Y por fin llega el cuarto movimiento, potente, pero cambiante, heroico a veces, esperanzador a veces, pero confuso, a veces amargo, como si nos estuviésemos dando cuenta de que después del final del cuento la realidad continúa y se impone con sus miserias.

Sí, esa es la idea: Shostakovich no se planta en el final victorioso y apoteósico del primer movimiento: continúa la exploración y nos descubre el día de después, el de la derrota.

sábado, 11 de mayo de 2019

Los jinetes del Apocalipsis, una conversación entre Dawkins, Hitchens, Dennet y Harris

Resultado de imagen de los jinetes del apocalipsis libro hitchensCuanto un día se juntan estos cuatro campeones del ateísmo militante, más que hablar de la inexistencia de dios, lo que hacen es hablar de sus experiencias como divulgadores y polemistas y plantear algunas cuestiones interesantes, como, por ejemplo, si la religión puede tener aspectos positivos, aunque sea falsa; si toda verdad debe ser comunicada aunque sea peligrosa; si hay que ser equitativo o hacer distingos al meterse con las distintas religiones; o si, pese a todo, hay que concederle valor a lo numinoso.

También se pueden encontrar buenas respuestas a algunos argumentos teístas: una que me gusta responde al significado que hay que darle al arte cristiano: sí, muy bonito, pero también es chulo el griego y no creemos en los dioses del olimpo.

Está bien, pero me ha sabido a poco. Sigo pensando que aún está por escribir el gran libro sobre el ateísmo.

domingo, 5 de mayo de 2019

El sombrero de Vermeer, de Timothy Brook.


Resultado de imagen de <i>El sombrero de Vermeer</i>, de Timothy Brook.El libro, a través de las puertas que algunos cuadros de Vermeer y otros objetos nos ofrecen, investiga las conexiones globales que se abrieron durante el siglo XVII como consecuencia del progreso de la navegación y el comercio. Insiste en el fenómeno de la transculturación, por el cual aspectos de una cultura pasan a otra. Las cerámicas, los sombreros de piel de castor o el tabaco son algunos de los ejemplos de bienes que, del modo más improbable e imprevisible, transformaron a productores, consumidores y a varias civilizaciones de todo el mundo.

Es muy interesante por las conexiones sorprendentes entre descubrimientos, modas y azares. También porque muestra que la globalización no es un fenómeno enteramente nuevo, sino uno ya conocido que ha entrado en una nueva fase. 

La definición de Descartes de Ámsterdam como “un inventario de lo posible” es reveladora.

Aquí, de McGuire

Resultado de imagen de Aquí, de McGuire,Aquí es la historia del rincón de una casa a los largo de los milenios. Sobre el fondo constante de esa esquina recuadros fechados con el año nos muestran mezclados y, en general sin orden cronológico alguno, hechos, anécdotas, sucesos, y trivialidades de todo tipo que allí ocurrieron. Vemos dinosaurios, indios, colonos, gente contemporánea, paisajes prehistóricos, animales, gente en distintas épocas de su vida, hechos fundacionales, personajes del futuro.

Es, como tanto les gusta a los americanos, un retrato de ellos mismos y sus cosas, pero sin relato. No voy a entrar en si es un cómic o no, qué más da, pero lo que sí es cierto es que es, evidentemente, un experimento cuya única gracias reside en eso, en el experimento. De hecho, creo que el experimento hubiese podido ser mucho más interesante si se hubiesen establecido lazos, implicaciones sutiles, consecuencias inesperadas, restos arqueológicos, trazos de historias que, aunque o contadas, se pueden intuir. Pero no: resulta todo bastante soso.

Un ejercicio de estilo de un ilustrador, nada más.  

domingo, 28 de abril de 2019

La torre blanca de Pablo Auladell

Resultado de imagen de la torre blanca de auladellUn hombre vuelve al lugar de sus veraneos adolescentes. Le compaña su “unicornio guardián”, con el que habla desde siempre.

Ha vuelto para saber, para recuperar el fulgor, para ver si encuentra a Bez, aquella chica preciosa de la que se enamoró y que nunca le hizo ningún caso. Pero es a Medusa a la que encuentra, amiga de Bez. 

Auladel, con esa absoluta maestría suya, nos cuenta la melancólica búsqueda del pasado, de ese pasado que solo ocurrió una vez y que, precisamente por eso, es que como si no hubiese ocurrido  nunca.

Es emocionante.