jueves, 13 de agosto de 2015

Erwin Schrödinger and the Quantum Revolution

John Gribbin es un divulgador de los grandes: sabe provocar en uno  la ilusión del conocimiento, sabe, sin caer en simplismos y con cierto rigor, hacerte creer que estás entendiendo de qué va el asunto. Incluso provoca querer saber más: es entonces, cuando pasas a las ecuaciones, cuando  descubres que era todo ilusión, pero, ¿qué es la vida, sino ilusión?

En cuanto a la historia que cuenta, la de la revolución cuántica en general y la de Schrödinger en particular, fascinante: aquellas primeras décadas del siglo XX constituyen uno de los periodos más creativos y revolucionarios de la historia del pensamiento humano. En pocos años la forma de ver el mundo que heredamos del viejo Newton se puso patas arriba: la relatividad de Einstein y la mecánica cuántica de Plank, Bohr, Heisenberg, Schrödinger y compañía nos explicaron que todas nuestras intuiciones, que todas nuestras nociones sobre el espacio, el tiempo, la causalidad, la simultaneidad, la individualidad y hasta la propia realidad eran burdas simplificaciones producidas por los sentidos groseros de unos seres macroscópicos: los humanos.

Parte de esta historia, de esta revolución, es la que es la que se cuenta en este libro. Si, además, lo aderezamos todo con los sobresalientes líos amorosos de Erwin, tenemos un libro redondo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada